Desde el miércoles 25 de marzo, el Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la UNAM ofrece atención a distancia a través de una plataforma digital, donde brinda consulta a quienes se sientan afectados emocionalmente por la pandemia de COVID-19, tienen algún problema de adicciones o han sufrido violencia de género, cabe resaltar que para hacer uso de este servicio se debe agendar una cita.

          El doctor Benjamín Guerrero López, coordinador de la Clínica del Programa de Salud Mental, informó que la demanda del servicio va en aumento, pues se inició con 24 consultas diarias, pero a la fecha se realizan 42 por día. A su vez, la asistencia a las citas subsecuentes es alta, pues es mayor al 70 por ciento.

          Para poder acceder a este servicio se debe ingresar a la página del Departamento (psiquiatria.facmed.unam.mx), ahí se ubica un apartado que dice generar consulta en el que, al entrar, pide una serie de datos, entre ellos número de cuenta o de trabajador. Asimismo, es necesario contestar un pequeño cuestionario de tamizaje, que tiene como objetivo conocer los motivos por los que se desea recibir terapia y hacer una exploración rápida del paciente. Por último, se elige la fecha y hora de la cita.

          “Para aquellos pacientes que necesiten de un tratamiento más prolongado se les agendarán citas de seguimiento, en las que su periodicidad dependerá de la evaluación que realice el médico, así como del trabajo que se haga en las sesiones y fuera de ellas. En algunos casos se prescribe el uso de algún medicamento, pero al ser controlados se requiere de la receta médica, por lo que hemos establecido un lugar y horario de entrega, que es fuera de la Torre de Investigación de la Facultad en un horario de 10 a 12 horas, los días lunes, miércoles y viernes”, explicó el doctor Guerrero López.

          En este proyecto también colabora el Departamento de Informática Biomédica; actualmente el servicio se ofrece a toda la comunidad universitaria y ha tenido un gran alcance, pues no sólo se han atendido a personas de la Ciudad, sino también de diferentes estados de la Republica.

“Observamos que la mayor parte de los pacientes son aquellos que presentan ansiedad o pánico por la pandemia y en realidad han sido alumnos y profesores que  han tenido depresión o ansiedad en algún otro momento de su vida, pero no lo habían atendido, y con la contingencia el problema se ha agudizado”, señaló el especialista.

          Este proyecto está apostando por una atención de calidad, es por ello que aún no está abierto para la población, pues requiere de una planeación en el uso de la tecnología para que se cubra la demanda, sin embargo, no se pierde de vista que más personas puedan hacer uso de este servicio, por lo que el trabajo continua.

Diana Karen Puebla Rosas